domingo, 18 de junio de 2017

Una mesa en un café


Allá en una esquinita del Café Macondo, se encuentra una mesa no diferente al resto,

puede que a nadie le llame la atención pero los sábados, sus usuarios la convierten en un lugar donde vuelan versos,

artistas por vocación u oficio comparten entre sí, experiencias donde la vida les ha mandado,

algunos vienen de cerca otros de lejos, nadie es ajeno, a esas horas, en ese espacio.

Soy poeta.

No, no lo soy para que me engaño.

Disfruto escribiendo y eso me ha llevado

a encontrarme con gente diversa de diversos lados.

En ese rinconcito de ese bar mencionado,

bailan recuerdos pensamientos y llantos,

alegrías y sonrisas, opiniones, cantos…

Todo en forma de poesía, arte, relatos…

Soy escritor…

no, no lo soy, no vuelvas a engañarte

soy solo un muchacho,

con ganas de aprender, compartir y descargar lo descargado,

ellos un grupo de diversos que en el mismo horario,

se reúnen en una mesa no diferente al resto,

(si no fuera por todo lo que en ella se ha escuchado)

Una mesa de artistas, culturetas, en ocasiones olvidados,

que grita la poesía sigue viva

que grita aquí estamos.

Disfrutamos al margen de opiniones.

Tan diferentes y a su vez tan humanos.




domingo, 4 de junio de 2017

Marina


      Uno no cree en el amor hasta que lo sufres, hasta que pese a todos los sentimientos encontrados no puedes dejar de pensar en ella.

Sin saber ni cómo ni por qué me encontraba de repente con ese libro en la mano, hacía ya mucho tiempo que mi mente no se había molestado en recordarlo.

No era un libro cualquiera, era un recuerdo, una época, una persona, Marina.

Un libro al que cogí un cariño especial en su momento, un libro en el que me quedan aun tres páginas para terminarlo. Que me tocó hondo, que me recuerda una historia con un final que no debió tener.

Somos responsables de nuestros actos y todos tenemos que aprender a vivir con sus consecuencias.

Había dejado atrás todo aquello, pero parecía que el pasado me perseguía. No quería olvidarlo, había aprendido a vivir con ello, me había convertido en quien considero alguien mejor, aquel chaval ya no existía  pese a ser el mismo.

Tampoco quería sentir de nuevo lo sentido en aquellos últimos días, sentirme como un gilipollas, infravalorarme sin razón alguna. El ultimo año…

No me considero buena persona, listo si, inteligente dependiendo del asunto, razonable en cuanto a mi razón se refiere, nunca sabré como se ve desde fuera, pero no buena persona.

Ese libro me llevaba a muy buenos recuerdos gobernado por uno muy malo.

Recuerdos que guardaba con cariño procurando que el rencor no los jodiera como chapapote en el mar.

Sin quererlo ni beberlo ahora lo tenía en mis manos y ese objeto de papel y tinta cobraba un gran valor para mí. El tiempo ha pasado, el futuro se ha convertido en presente siendo totalmente una incógnita, seguimos caminando,  ¿Qué tocará ahora? 

martes, 23 de mayo de 2017

Memos

Hasta los huevos,

no tiene otro nombre este sentimiento.

Hasta los huevos de no ser nadie mientras que los memos

controlan el cotarro mal y sin verlo.

Parecen nuevos pero solo son viejos,

borregos que no quieren cambiar

diciendo que las nuevas tecnologías no sirven pá ná,

agarrados a sus asientos sin soltarlos,

enseñando lo que no tienen que enseñar,

criticando sin haber probado primero.

Hasta los huevos de que vivan de logros pasados,

de un presente insulso y estancado,

buscando la comodidad sin estar preocupados

por los que vendrán en un futuro cercano.

Hasta los huevos de que el mundo este mal

y  no dejen paso a los que quieren cambiarlo.

Hasta los huevos de que se crean más de lo que realmente son,

sin merecerlo.

jueves, 18 de mayo de 2017

Grises

A veces las palabras dichas al aire son solo eso,

a veces la voz va por delante de los sentimientos y esos estúpidos nervios cobran liderazgo sin darte tiempo a reaccionar.

Yo escribo,  que no implica que sea escritor,

escribo para que se me oiga,

para darle algo de sentido a este mundo en el que parece que las palabras han dejado de tener significado,  han dejado de tener valor.

Escribo para demostrar que no todo lo escrito es escritura,

que  todo lo que rima no es poesía,

que la verdad plena no existe al igual que no existe el blanco y negro en una vida que es más compleja que eso.

Escribo para a susurrar a gritos,

para que no se me haga caso y poder decir que lo dije,

para que no se me entienda y se me conozca al cien por cien,

las personas,  al igual que la vida,  son contradicción y puro cambio.

Escribo al amor que creemos que esta pero no,

al que creemos que no está y florece sin previo aviso.

Soy amor y odio,  cariño y resentimiento,

bondad y rencor…

Soy una mala leche contenida en alguien que se preocupa,

soy listo y pánfilo a la vez,  un pesimista con el vaso medio lleno dispuesto a tirarlo contra el suelo para recoger otro recién servido.

No soy escritor aunque escribo,

cantante aunque berreo,

soy yo mismo,

ser humano difícil de  catalogar,

que cae bien y cae mal,

al igual que el resto que son como yo.

Que la recuerde quien la tenga que recordar.

domingo, 14 de mayo de 2017

Rodeado de agua

Perdido desde el colegio

siempre me han exigido lo que no tengo.

Quiero libertad, esto es un juego,

en el que para ganar tienes que perder,

vivir para trabajar, trabajar por dinero.

Me tiro al mar queriendo llegar al otro lado,

ese continente virgen aun no sitiado,

donde los bosques y las montañas no son fronteras,

nadie es propietario de tierras en las que cada cual deja a su paso,

un rastro de sí mismo, la libertad de quien fue esclavo.

Donde correr desnudo sin ser un extraño,

donde las leyes quedaron para los humanos

y los pecados para quien no sabe vivir,

que se preocupen los santos.

miércoles, 3 de mayo de 2017

90%


AVISO - esta es una opinión totalmente personal, creo completamente en ella pero no por ello tengo que  dejar de respetar las opiniones contrarias.


La democracia es la forma más justa de política, no tengo duda, pero cuando el 90 % de la población es gilipollas (que se sienta ofendido el que se lo merezca)  está claro que no es una forma que funcione.

El mundo se empezó a ir a la mierda desde el primer momento en el que alguien se puso por encima de alguien.

La política es el problema pero hemos pasado a depender de ella.

Soy hombre blanco hetero de mediana edad y por ello se me tacha de machista a la primera de cambio y achantan a esta situación mis logros en la vida,  siendo mi esfuerzo algo secundario. Por el simple hecho de nacer como he nacido ya se presupone que mi vida ha sido más fácil.

Soy antisocial por la única razón de no ser falso,  si me da igual la vida de alguien no veo la razón de preguntar por él, somos animal social y por no encontrarnos solos vivimos continuamente en el papel de buena persona, desinteresado y perfecto, somos egoístas.

La sangre para mí solo es eso, sangre, yo elijo a mi familia, yo decido quien es y quien no, yo decido a quien quiero en mi vida, por quien preocuparme, a quien poner por encima de mí mismo, el resto simplemente es gente cercana que se cree con derechos a criticar.

Soy paleto por no ver el sentido a la educación, una serie de normas creadas por alguien que seguro que estaba dentro de ese 90%, me da exactamente igual si el tenedor se coge con la derecha o con la izquierda, el poner o no los codos sobre la mesa o cualquier mierda sin más razón que la del aparentar.

Soy un maleducado por no respetar ciegamente a mis mayores me respeten ellos a mi o no, creo que el “usted” no debería usarse tan a la ligera como se usa. Todo aquel que exija ser llamado de usted para mí no es más que un egocéntrico que no tiene más valor que las piedras que piso, sea quien sea.

Soy ciudadano del mundo, el patriotismo para quien se crea diferente al resto, las fronteras son líneas imaginarias, propiedades auto adjudicadas, los nacionalismos, de nuevo, estupideces creadas por el hombre,  las guerras no son más que luchas entre hermanos que afectan a todos menos a los causantes, no me siento español más que por el hecho de que he nacido ahí, no voy a opinar sobre la casa real ni sobre los partidos políticos que existen ahora mismo, ahí el 90 se convierte en un 99%, alguno habrá que se libre, no debo generalizar.

Las injusticias de la vida no son más que culpa del hombre, de ese 90% que se cree dueño de todo, el mundo lleva yéndose a pique desde el primer momento en el que alguien se puso por encima de otro, ahora ya es tarde para solucionarlo, vive, disfruta, lucha por lo que crees tú y no por lo que te digan, se individual, se sincero, ponte a ti por delante y respeta al resto sabiendo que tienen tu mismo valor, aunque eso también podría ser discutible.