domingo, 15 de octubre de 2017

Septiembre tardío

Pensar en el año pasado es como pensar en algo que no existió, pensar en un sueño que apenas recuerdas, pensar en ti mismo en el cine viendo una película años atrás.
No soy más que un bruto viviendo en un mundo gobernado por los inteligentes, un simple en un entorno complejo.
Y eso está bien.
Soy un cabezota que repite hasta que salen las cosas como le gusta.
Cada año un empezar de cero, Septiembre tiene algo que hace que se reinicie todo, un borrón y cuenta nueva.


Llegó el uno y todo se acabó para empezar de cero,
como hace un año todo igual y todo nuevo,
las lluvias saludan llevándose consigo el tiempo,
llevándose aquello que ahora no tengo.
Septiembre apareció, con él se fueron los viejos bosquejos,
dejando hueco para futuros encuentros,
cero expectativas, ante el destino, soy ciego,
un mero superviviente viviendo el reencuentro
con una sociedad distinta a cada momento.
Y sigo así, borrón y cuenta nueva,
de vez en cuando añoranza de tiempos que no veo,
solo los tontos viven en el pasado,
los soñadores el futuro no escrito, ya borrado,
yo simplemente el día a día, el aire de otoño,
que como punto de inflexión traspaso.
Borrón y cuenta nueva, el pasado es pasado.
Borrón y cuenta nueva, como siempre digo,
sigo caminando.

martes, 3 de octubre de 2017

domingo, 1 de octubre de 2017

Hablemos de nacionalismos


Soy español porque nací en España, si hubiera nacido en Francia seria francés. Es simple, obvio y sin importancia.

Es la mayor gilipollez que pudimos inventar el ser humano después de crear la política y empezar a ponernos unos por encima de otros.

Soy salmantino porque nací en Salamanca, ¿O Coruñés porque viví en Coruña? ¿Malagueño quizá? ¿Soy a caso del sitio donde vivo, nazco, o donde me siento?

¿Soy de donde estoy empadronado aunque no pise ese lugar más que dos veces al año? ¿De dónde soy? ¿Qué soy exactamente? ¿Es acaso necesario que me tenga que poner alguna etiqueta?

Si estoy en un sitio tengo que cumplir sus normas y sus leyes me gusten o no, eso lo tengo claro, o por lo menos, aprender a convivir con el resto de seres humanos por poco que me gusten y esperar que no me pillen por las leyes que incumplo. La convivencia y el respeto (al menos fingido) son la base de toda sociedad.

¿Soy del sitio donde vive mi familia aunque yo no viva allí? ¿Soy de donde vengo o a donde voy?

No creo en las utopías aunque creo que en ellas se basa el movimiento de este mundo. No creo en la política pese a ser necesaria hoy en día, no creo en la democracia pese a funcionar en la teoría (no en la práctica) no creo en la diferenciación por territorio, lengua o cultura.

No tengo absolutamente sentimiento de territorio, me da igual que me consideren español, francés, salmantino, coruñés, malagueño o bilbaíno, me da exactamente igual que la cultura desaparezca, si las cosas mueren será por algo, no le veo el sentido a mantenerlas con vida por el simplemente hecho de no perderlas, si un monumento se tiene que caer que se caiga.

Sueño con un mundo sin fronteras, sin etiquetas, sin diferenciaciones de ningún tipo, sueño con un mundo en el que la gente luche por romper los muros y juntarse aun más, sueño por un mundo en el que absolutamente todos los políticos se van a la mierda sean de la ideología que sean.

Que se pegue todo el que se quiera pegar, yo mientras iré recogiendo los restos que van quedando aprendiendo a vivir con ellos, me niego a participar en algo en lo que no creo, esta guerra no es la mía por muy dentro que este en ella.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Memorias 7 - "Parálisis"

Hoy me ha pasado de nuevo.

Parálisis del sueño lo llaman, tres de la mañana, o cuatro, nunca se tiene claro el tiempo en cuanto al despertarse por la noche se refiere.

Abro los ojos y  me doy cuenta en el acto de lo que está pasando.

Silencio, oscuridad y unos músculos que no responden cuando intento incorporarme, no puedo moverme pese a que se que estoy despierto, los nervios se me saltan en el acto.

Me parece oír un ruido a los pies de mi cama, miro desde mi posición y postura fija y ahí está, ya le había visto otras veces cuando estoy en esta situación, un viejo chepudo y agachado a los pies de mi cama, intento gritar.

Intento moverme por todos mis miedos pero solo los parpados me responden, el sentimiento de nerviosismo se transforma en un instante en terror absoluto, intento moverme, intento gritar, intento moverme, intento gritar, intento moverme, el viejo se mueve.

Mi respiración va en aumento, no puedo parar de mirarle pero desde mi posición no es más que una sombra que se mueve lentamente, mi imaginación hace el resto, el viejo, siempre el viejo.

Cierro los ojos siendo esta la única defensa que me queda, los músculos vuelven a ser míos, mi cuerpo vuelve a ser mío, me incorporo lo más rápido que puedo.

Estoy solo, silencio, oscuridad y la tranquilidad de mi cuarto, el viejo se ha ido, vuelvo a la tranquilidad, vuelvo a dormir, tan pronto como vino se fue, solo una cama empapada de sudor es testigo de lo ocurrido.

Sé que le volveré a ver.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Soy... quiero ser.

¿Qué queremos ser de mayores? ¿Qué queremos en la vida?

No lo sé, esa es mi contestación a amabas preguntas. No sé a lo que me quiero dedicar el resto de mi vida, si os soy sincero no veo absolutamente nada en este mundo a lo que dedicarme por el resto de mis días.

No me considero alguien especial, más de una vez lo he dicho y lo seguiré diciendo, soy alguien del montón, por muy raro que me puedan llamar lo cierto es que, por poco que me guste la idea, no dejo de ser uno de los millones de seres humanos nacidos en este mundo con todos los defectos que ello implica, y unos cuantos más que llevo de fabrica.

No dejo de ser una persona sin importancia, sin huella en el planeta, soy alguien del montón, esa es la realidad.

Creemos que estas preguntas con el tiempo sabremos responderlas pero lo cierto es que, ahora que el ser mayor se puede considerar que ha llegado, sigo con exactamente las mismas dudas.

Tengo claro que soy del montón pero del serlo al quererlo hay un cambio que hace que me machaque en mis dudas.

No quiero ser una hormiga más, no quiero tener una profesión como cualquier otra, para bien o para mal si tengo algo claro es que quiero, ante todo, ser envidiado. Quiero disfrutar de la vida, que esta no pase como agua del rio, quiero ser distinto, hacerme notar, quiero hacer aquello para lo que el ser humano no está diseñado.

Quiero echarle cojones a la vida, al margen de lo que piensen, al margen de las posibles consecuencias, quiero que me llamen raro y yo sentirme orgulloso de ello, quiero ayudar de profesión, quiero ser distinto.

No sé que quiero ser de mayor, ya es un poco tarde para planteármelo tan siquiera, pero tengo claro que no quiero ser una oveja más, quiero ser el color rojo en una película de blanco y negro, un grito en el cine mudo, la voz de la razón en la religión, la humanidad y sinceridad en la política.

Quiero ser la lógica en la tradición, si se tiene que perder que se pierda, no tiene ningún valor, ser el respeto ganado y no adjudicado, quiero ser la libertad misma, esa libertad que no existe y que está llena de prejuicios, leyes, fronteras y gilipollas.

No soy bueno en nada pero tampoco me conformo con poco, puede que eso me lleve por caminos dificultosos llenos de caídas, puede que hasta lo pierda todo debido a mi cabezonería. Pero esta es mi forma de ser, no estoy contento con nada y siempre pido más, ser distinto.

No soy más que un amante de la música, apasionado de los malabares, escritor a mis tiempos libres.

No soy más que una hormiga que quiere ser elefante.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Tempo

El mundo avanza y yo con él.
Lento, tal vez no a la misma velocidad que el resto,
pero sin más contratiempos que mis propios defectos,
esos asumidos hace ya tiempo…
Continúo recto sin miramientos.
Me quedaré solo, eso es cierto.
Como un cojo que a su paso no puede seguir el tempo, 
marcado por el andar de los caminantes que van directos a ese destino incierto que todos queremos.
A ese éxito supuesto en el que soñamos desde que nacemos.
Cual cojo me quedaré rezagado no por decisión, pero si por defecto.
Por unos hechos del que solo yo soy culpable, solo soy yo el lento.
El que se queda atrás y a su vez impaciente, el que ve a todos irse mientras él sigue en su puesto.
Avanzando lentamente, todo queda en eso.
En caminar solo para salir adelante.
En asumir que tú eres el único que puede mover tu cuerpo. 

sábado, 16 de septiembre de 2017

Memorias 6 - "Nueva rutina"

He vuelto a correr, a decir verdad, hace cinco días volví a correr, cosa que ya necesitaba.

Aun no tengo cogida la rutina, esa extraña que queremos tener cerca cuando está lejos y que desechamos como basura cuando el tedio se presenta a su puerta.

Este año ante todo va a ser raro, para bien o para mal el correr por el paseo marítimo de esta ciudad nueva para mí se va a convertir en algo fundamental, siempre con la maratón presente en mi mente como objetivo a cumplir.

El trabajo va bien, no es algo de por vida pero me ayuda con los gastos, y en cuanto a la vida social, ahora mismo no podría tener ninguna queja.

Pese a ser de los que piensan que un alto porcentaje de la sociedad es gilipollas, también creo plenamente en lo extraordinario del ser humano y eso, por suerte, me lo muestran día a día mis seres queridos, me he encontrado con muchos cretinos en mi corta vida pero tengo que estar orgulloso de mi familia, tanto de sangre como adoptiva, por la que merece la pena ser feliz.

Este año es un año de grandes cambios, gracias a Dios he mantenido el vivir al lado del mar, distinta ciudad misma costas, siempre he sido alguien de interior, pero ya no sabría vivir en un sitio sin mar, sin este ambiente, estos olores, esta humedad de la que tanto me quejo, ya van a ser la friolera de ocho años viviendo alejado de mi ciudad natal, esta la tercera ciudad que tengo el placer de conocer pero espero no la última, sigo aprendiendo, sigo evolucionando, y sigo experimentando.

He vuelto a correr, mis músculos entumecidos me lo recuerdan cada vez que me muevo, por la ventana puedo ver el inicio del recorrido que he tomado y tomaré a lo largo de este año, una horita antes de ir a trabajar, de momento no he encontrado mejor horario.

Trabajar… por más que lo piense aun no me hago a la idea de ello, va a ser un año extraño, ciudad nueva, gente nueva, rutina totalmente distinta a la experimentada hasta el momento… Estoy ansioso por ver lo que me depara.